Conoce la comarca

Ulle

A 935 metros de altitud, Ulle está enclavada en una hondonada en la vertiente norte de Peña Oroel, rodeada por frondosos bosques y abundantes manantiales. Estos montes fueron el hábitat de una colonia estable de osos y lobos hasta el siglo XIX.

Formó municipio independiente con Guasa, Barós e Ipas, del que en 1887 figuraba Guasa como cabecera y a él se fueron incorporando otros, como Baraguás en 1943, y Espuéndolas y Navasa, que lo hicieron en 1964. En 1966 el ayuntamiento de Guasa se distribuyó entre Jaca y Sabiñánigo y la localidad pasó al primero. En 1495 el fogaje que ordenó Fernando el Católico para todo el Reino de Aragón le otorgaba 10 fuegos. En 1857 tenía 90 habitantes y 60 al finalizar el siglo. En 2003 contaba con 23 vecinos.

HISTORIA

Fue lugar de realengo a lo largo de su historia. En 1086 figura incluido en la dote de la reina Felicia, esposa del rey Sancho Ramírez. Era entonces señor de Ulle Fortún Arcez, en régimen de tenencia. En el siglo XIV, vivió un breve periodo bajo dominio señorial, por concesión del rey Pedro IV que, en 1364, lo dio a Pedro Ahones, para su disfrute durante su vida y la de uno de sus hijos. Pero ya en 1393, Juan I dio Ulle al concejo de Jaca, ciudad realenga, a la que perteneció hasta el siglo XIX.

ARQUITECTURA RELIGIOSA

La primitiva iglesia parroquial de San Martín de Tours data del siglo XIII, de la que quedan restos de los muros de su única nave, levantada seguramente sobre una anterior románica. Reformada ya en el siglo XVI (se conservan algunos elementos góticos), la remodelación de mayor envergadura tuvo lugar en el XVIII. Consistió en la ampliación de la iglesia con seis capillas laterales y en la renovación de las cubiertas (bóveda de cañón con lunetos en la nave y de cañón en las capillas). Se abrió además un nuevo acceso y posiblemente fue entonces cuando se construyó la torre campanario en sustitución de una espadaña. Se hicieron nuevos los retablos, entre ellos el mayor, fechado en 1703, salvo la imagen del titular, San Martín obispo, de 1740, obra del escultor jacetano Juan Tornés.

En los alrededores de Ulle se levantan dos ermitas del siglo XVII. Al norte, junto al cementerio, la modesta ermita de San Pedro (1662; reformada en 1791). Muy similar arquitectónicamente es la ermita de la Virgen del Pueyo (o de Santa Isabel), al oeste de la localidad, que se alza solitaria sobre la cima de un monte a 978 m de altitud.

ARQUITECTURA POPULAR

El núcleo urbano se dispone entre las calles Mayor y de la Iglesia y la plaza de San Martín. Conserva todo el sabor de la arquitectura tradicional en piedra, con ejemplos muy destacados como Casa Bartolo, típica casa-patio con puerta en arco de medio punto, y Casa Campo, con pasadizo de gran monumentalidad (1673). Muy interesante es Casa Lafita, también del siglo XVII. De planta en L, es notoria su fachada, con esquinas de grandes sillares y portada adovelada tallada en forma de arco conopial gótico. En sus muros hay numerosas aspilleras, lo que sugiere un origen fortificado.

FIESTAS Y TRADICIONES

Ulle celebra sus fiestas mayores el 11 de noviembre, en honor de San Martín de Tours, y las menores el 15 de agosto, día de la Asunción de la Virgen, con romería a la ermita de la Virgen del Pueyo. Su festividad, el 2 de junio, se celebra con romería a la ermita desde 1777 en que fue nombrada patrona por haber librado al pueblo de la peste. A la ermita de San Pedro se va en romería el 29 de abril. Ulle participa además en la romería del Voto de la Virgen de la Cueva, en Peña Oroel (en fecha variable de mayo o junio) y en la de Yebra de Basa en honor de Santa Orosia.

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación.
Haga clic AQUÍ para obtener más información.
Puede aceptar todas las cookies haciendo clic en o rechazar su uso haciendo clic en