Conoce la comarca

Navasa

En la cabecera de la Val Estrecha, enclavada a 987 metros de altitud en una pequeña “nava” o llanura rodeada por el paisaje boscoso del pico de Santa Eulalia y Sierra Buyán, en la vertiente septentrional de Peña Oroel.

A sus pies, los campos de cultivo se extienden en suave pendiente hacia el norte, hasta los Capitiellos, formación geológica que la separa de la Val Ancha, y la antigua estación de ferrocarril (1928), hoy sólo apeadero.
Formó municipio independiente hasta su incorporación al de Guasa en 1964. Dos años más tarde pasó al ayuntamiento de Jaca. El fogaje ordenado por Fernando el Católico en 1495 le daba 12 fuegos. En 1857 tenía 121 habitantes y 137 en 1900. Durante el siglo XX fue perdiendo población. En 1991 vivían en Navasa 23 personas. En 2003 contaba con 30 vecinos.

HISTORIA

Figura mencionado en documentos referidos a San Juan de la Peña desde el año 1068. En 1109, Fortún Sánchez de Yarnoz y la infanta Ermesinda vendieron al monasterio de Leire propiedades que incluían un palacio y la mitad de Navasa. En 1559, el ataque sobre Biescas de Martín de Abarca de Gavín provocó la extensión del conflicto por el valle de Tena y Jaca. Su hermano Juan de Abarca quemó la casa-abadía de Navasa y Pedro Sanz de Latrás, hermano
de Juan, señor de Atarés el palacio.

ARQUITECTURA RELIGIOSA

El templo parroquial de la Asunción -antes de Santa Eulalia-, es un edificio del siglo XII, de buena cantería, que muestra la influencia del “románico jaqués”. Consta de una sola nave rectangular, corto tramo de presbiterio abovedado en cañón, y ábside semicircular con bóveda de horno y ventana abocinada. Adosada al muro norte, se levanta una esbelta torre campanario de cuatro cuerpos, recrecida en el siglo XVI pero en la que se aprecian ventanales geminados y molduras de ajedrezado románicos. La portada es de triple arquivolta, con crismón en el tímpano (monograma de Cristo, león y hombre a la izquierda, jabalí con un ave a la derecha), a imitación de la portada occidental de la catedral de Jaca. Románicos son también otro crismón, varios capiteles (quizá de un antiguo claustro) y las magníficas pinturas murales de la cabecera conservadas en el Museo Diocesano de Jaca. La sacristía es del siglo XVI y probablemente la bóveda de cañón con arcos fajones de la nave. El retablo mayor (desmontado) fue obra de Juan Tornés, de hacia 1741. Se conserva la pila bautismal.
Del siglo XVI es la ermita de Santa Eulalia, con bello empedrado de cantos rodados que dibujan grandes flores.

ARQUITECTURA POPULAR

El núcleo urbano se extiende a lo largo del eje que constituye la carretera (Avenidas Oroel y Jacetania), con la Plaza Mayor como claro centro organizador. Aquí se sitúa la iglesia parroquial cuya elevada torre es la imagen más característica de la población. Notable muestra de la arquitectura tradicional de la zona son los pasadizos en arco (Calle Arcos), así como la construcción en piedra y los tejados de losas. Muchas casas tienen sus muros revocados según uso antiguo, y en algunos aún se ven ventanas adinteladas de los siglos XVII y XVIII.

Otros elementos de interés son los pozos (hay uno junto a la iglesia), o la herrería y el pajar recientemente restaurados.

FIESTAS Y TRADICIONES

La fiesta mayor se celebra el 10 de diciembre en honor de Santa Eulalia, patrona de la localidad, y se va en romería a su ermita el último domingo de agosto. La fiesta menor tiene lugar el 15 de agosto, día de la Asunción de la Virgen. Navasa participa en la romería de la Virgen de la Cueva, en mayo (en Peña Oroel), en las de Santa Orosia en Yebra de Basa (domingo de la Trinidad) y Jaca (25 de junio), y en la de San Indalecio en San Juan de la Peña (un domingo de la primera quincena de junio).

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación.
Haga clic AQUÍ para obtener más información.
Puede aceptar todas las cookies haciendo clic en o rechazar su uso haciendo clic en