Conoce la comarca

Lerés

A 1.066 metros de altitud, en la meseta o “corona” de Lerés, en un terreno de orografía accidentada al pie del cerro Torrullón, asienta esta localidad desde la que se domina el paisaje agrario de la Val Ancha, con sus campos de cereal. En su término se encuentran las llamadas “fuentes” del río Gas, afluente del Aragón.

Formó parte del municipio de Baraguás hasta la incorporación de éste al de Guasa en 1943. Pasó al ayuntamiento de Jaca en 1966. El fogaje ordenado por Fernando el Católico en 1495 le otorgaba dos fuegos. En 1857 su población era de 45 habitantes y tenía 39 en 1900. En 2003 contaba con 11 vecinos.

HISTORIA

Su existencia está documentada en 1203 y entonces pertenecía al rey de Aragón. Pedro II donó la iglesia, con sus posesiones y derechos, al obispado de Huesca-Jaca en 1206, donación confirmada en 1301 por el rey Jaime II. El monasterio de San Juan de la Peña figuraba como propietario de la localidad en 1566. Era llamado Lerés de Jaca en 1713 y en 1778 se le describía como casa unida con Layés y lugar de señorío.

ARQUITECTURA RELIGIOSA

La iglesia parroquial de San Miguel, en lo alto de la población, es un notable ejemplo de las pequeñas iglesias románicas construidas en el siglo XI y comienzos del XII por canteros locales. De una sola nave rectangular y cabecera formada por un tramo corto de presbiterio abovedado en cañón y ábside semicircular orientado al este, cubierto con bóveda de horno. Al exterior, el ábside se decora con arquillos de medio punto apoyados en ménsulas y friso superior de rollos o baquetones. Este tratamiento mural refleja la influencia del grupo de iglesias del Gállego (San Pedro de Lárrede es su mejor ejemplo), que sintetizan a su vez las fórmulas decorativas de los maestros lombardos (“románico lombardo”). El acceso se abre en el muro sur, como es habitual, y la portada está decorada con un sencillo crismón. El profundo atrio que la protege es obra del siglo XVIII, momento en el que se acometieron algunas reformas en el templo y se levantó la maciza torre campanario. A esta época corresponde también el retablo mayor, con imagen del santo titular en el centro y columnas decoradas con guirnaldas.

ARQUITECTURA CIVIL Y POPULAR

Reducido caserío que se dispone a lo largo de un eje formado por las calles de la Fuente y de San Miguel que, en trazado quebrado y en pendiente, conducen hasta la iglesia. Las calles conservan el empedrado y son típicos los pasadizos abiertos en los edificios, en arco o adintelados, con habitación encima. Uno de ellos puede verse en Casa Cañardo, en el que se ha recolocado una bonita ventana que asemeja la forma de un arco conopial gótico -en realidad, un arco de medio punto con una escotadura central-. En una de sus construcciones auxiliares quedan restos de muros con aspilleras, de aspecto fortificado. En Casa Biu, fechada en 1767, llaman la atención los rostros tallados en la portada pétrea de su fachada principal.
Otros ejemplos de la arquitectura doméstica popular de la zona son Casa Cojo y Casa Chorche.

FIESTAS Y TRADICIONES

La fiesta mayor tiene lugar el 29 de septiembre, festividad de San Miguel Arcángel. Lerés participa en las romerías de Yebra de Basa y Jaca (25 de junio) en honor de Santa Orosia y, desde el siglo XVII, en la romería al santuario de Nuestra Señora del Solano, en el término de Layés, que celebran en común varios pueblos del entorno el domingo de la Trinidad en recuerdo del milagro de la Virgen de haber librado a sus campos de una plaga de langosta.

Utilizamos cookies propias y de terceros para fines analíticos y para mostrarle publicidad personalizada en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación.
Haga clic AQUÍ para obtener más información.
Puede aceptar todas las cookies haciendo clic en o rechazar su uso haciendo clic en